Según la revista puromarketing.com 82% de los consumidores buscan recomendaciones antes de hacer una compra.

Las experiencias ajenas pueden ser un referente inicial para comenzar nuestra investigación y adquirir cualquier producto o servicio y las recomendaciones sobre las personas no son la excepción.

Es muy común que los emprendedores comiencen a vender con su círculo de amigos, familiares y conocidos, es una forma de convertir la confianza en dinero. El Networking es la clave para hacer que una marca logre despegar, incluida la personal.

Las referencias laborales entonces, pueden ser determinantes para definir si una persona es apta para cubrir una vacante. La historia laboral, escolar y personal de un individuo nos permite conocer y predecir escenarios positivos, peligrosos y negativos , medir la “química” que podría tener el personal con su equipo de trabajo y conocer a fondo el código ético de las personas.

Para obtener una buena referencia es importante contar con tres elementos fundamentales:

1) Fuentes fidedignas:

Las Instituciones de Seguridad Social, Instituciones Estatales o Sitios Escolares Oficiales nos pueden ayudar a verificar información como la validez de algún título académico, historial laboral, periodos de trabajo, puestos jerárquicos, etc.

Hablar con jefes directos, departamentos de recursos humanos y hacer investigaciones sobre la actualidad de las empresas será siempre lo mejor.

No se recomienda hablar a celulares que podrían ser de personas que se hacen pasar por jefes o supuestos compañeros de trabajo. Las cartas de recomendación son muy fáciles de falsificar hoy en día por la información que nos regala la red.

2) Objetividad:

Es cierto que no todos los términos de las relaciones laborales son buenos, los conflictos de intereses entre empresas y colaboradores siempre han existido y existirán.

Si un exjefe refiere mal a un candidato no deberíamos concluir que éste es malo o conflictivo, ya que ésta puede ser únicamente su apreciación personal. No se debe pasar por alto que también existen empresas que abusan de sus empleados o que simplemente no cumplen con sus expectativas, además de que los empleadores también son personas que tienen opiniones subjetivas.

Recomendamos siempre estar abiertos a escuchar ambos lados de la historia, basarse en pruebas, tomar referencias de más de un lugar y hacer conclusiones de forma objetiva.

3) Atención a los detalles:

Nuestra experiencia por más de veinte años en el área de Recursos Humanos, nos ha ayudado a desarrollar meticulosidad y detectar las mentiras más comunes que suelen dar los empleados y empleadores. Fechas, documentos, citas textuales y pruebas más especializadas nos pueden mostrar de forma más eficaz sobre cualquier persona.

Nunca hay que menospreciar este paso en el proceso de contratación. Las recomendaciones son una puerta de oportunidad para el mundo laboral que debe ser cultivada.

En Dirección Humana nos especializamos en ayudar a las empresas en asesorar sobre Recursos Humanos y contamos con servicio de investigación de referencias.

 

Adriana Montes de Oca. Dirección Humana.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *