Con la llegada del COVID a nuestras vidas las empresas se vieron obligadas a implementar el trabajo remoto de la noche a la mañana.

Al mismo tiempo, los empleados demostraron que pueden ser productivos aunque no estén en la oficina, tampoco tienen que cumplir un horario estricto, checar tarjeta, viajar, ni tener reuniones cara a cara.

¿Cuántos de estos cambios por la pandemia durarán con el paso del tiempo y con la eventual llegada de la tan ansiada vacuna?

Aunque algunas empresas están ansiosas por volver a la forma antigua de trabajar, otras le apuestan todo al trabajo remoto.

En mayo, Twitter informó que los empleados que quieran trabajar de manera permanente de forma remota pueden hacerlo; DropBox señaló que muchos empleados continuarán trabajando de forma remota la mayor parte del tiempo. Mientras tanto, Google planea poner a prueba una semana laboral flexible, con empleados que vayan a la oficina tres veces por semana.

Los empleados demostraron que pueden ser productivos desde casa. Por lo que la FLEXIBILIDAD en el trabajo llegó para quedarse.

La fuerza laboral híbrida consiste en que algunos trabajadores están en la oficina mientras que otros cumplen sus labores a distancia.
Este modelo permite a los empleados elegir qué funciona mejor para ellos. Eso podría significar que los trabajadores irán a la oficina algunos días de la semana, rotarán semanas entre el trabajo y el hogar, o sólo tendrán unas pocas visitas a la oficina al año.

El gran reto de una fuerza de trabajo distribuida es administrarla. Se requiere de una comunicación exhaustiva, objetivos bien definidos y el establecimiento de prioridades y planificación estratégica.

Una herramienta muy útil para administrar al personal en este esquema flexible son los sistemas de monitoreo de empleados.

El software de monitoreo de empleados puede rastrear la productividad, bloquear sitios web, vigilar la actividad y rastrear las pulsaciones de teclas. Las empresas han invertido mucho en este tipo de tecnología y lo seguirán haciendo.

Sin embargo, esta herramienta debe usarse con cuidado porque puede desmoralizar a los empleados, pueden sentirse altamente juzgados y evaluados, lo cual puede afectar su compromiso y desempeño.

 

Nili Chomstein. Dirección Humana.
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *