Reclutamiento-personal

Después de analizar los procesos a los que Dirección Humana se ha enfrentado en estos últimos 5 años, podemos concluir un sinfín de cambios en la obtención, análisis y uso de información profesional del talento en México.

 

No existen las fórmulas perfectas; cada caso, cada cliente, cada error y cada acierto nos ha hecho crecer en la competida carrera del headhunting. De lo que estamos seguros, es que la adquisición de experiencia constante y actualizada nos ha ayudado a enfrentar cada caso y a desarrollar la habilidad que solo se obtiene con la EXPERIENCIA. Así que les compartiremos algunos secretos para tomar en cuenta.

1) Las fuentes electrónicas son el mejor lugar para captar talento: El internet es una herramienta cada vez más utilizada, con más acceso y que implica menos gasto para los candidatos. Es importante tener fuentes que permitan publicar vacantes para atraer aspirantes y mostrar la información de las vacantes de forma detallada y atractiva.

2) Los reclutadores invierten 3 horas al día en filtrar candidatos para cada vacante: Los requerimientos de los clientes es algo que en Dirección Humana tomamos muy en serio, hacer match con los perfiles es una labor que requiere mucho tiempo y cuidado.

3) El tiempo que reclutamiento dedica a leer cada CV es de 4.5 minutos: La primera impresión es significativa, sin embargo detectar los detalles más importantes de un perfil profesional es PRIMORDIAL en los procesos de empleabilidad.

4) El tiempo promedio en cubrir una vacante es de 20 a 35 días: Este punto es muy variable ya que depende de la especialidad y requerimientos concretos de cada perfil. Sin embargo es primordial tener un margen de tiempo que nos ayude a medir el éxito de cada caso. En Dirección Humana tratamos de cubrirlos de forma efectiva y lo más rápido posible.

5) Se reciben 200 solicitudes por vacante, en promedio: Refiriéndonos a las vacantes más comunes. Es importante por lo tanto, mantener la vacante publicada un tiempo mínimo de 5 días.

Estos secretos pueden ayudar a concluir el trabajo que implica contratar y filtrar durante el proceso de reclutamiento, al complementarlo con nuestro proceso de selección nos aporta un extra para encontrar el talento ideal.

Adriana Montes de Oca. Dirección Humana.

 

 

“Soft skills”

Las personas pasan gran parte del día en sus trabajos, donde enfrentan dificultades e inconvenientes. Las habilidades blandas sirven para resolver estas situaciones de manera asertiva y enfrentar de manera funcional la jornada laboral.
Los conocimientos duros brindan soluciones a problemas técnicos, pero las crisis no se resuelven de manera técnica, se resuelven utilizando nuestra capacidad adaptativa mediante las habilidades blandas o Soft Skills.
Las habilidades “duras” se concentran en el saber hacer. Un diseñador gráfico debe saber usar Photoshop;  un programador debe manejar el lenguaje que usa la empresa, por ejemplo. Hay gente con suficiente competencia profesional pero que sufre de incompetencia social. La educación no les enseñó a vivir en sociedad y a convivir.
Las habilidades blandas integran aptitudes, rasgos de personalidad, conocimientos y valores.
En un mercado laboral tan competitivo como el actual, en el que hay alta rotación profesional y en el que las empresas necesitan personal productivo y alienado al crecimiento de la empresa, los empleadores deberían de enfocarse en contratar personas que cuenten con habilidades blandas para alcanzar los objetivos trazados.
Si bien, en el ámbito laboral,  las habilidades “duras” se pueden aprender y son necesarias para realizar las actividades correctamente, las habilidades blandas son muy importantes, ya que corresponden a los atributos personales que ayudan a las personas a interactuar eficazmente con otras.
Las habilidades blandas no se aprenden en la escuela, pero sí es posible desarrollarlas. Están fuertemente ligadas a la inteligencia emocional, por lo general, se trata de personas que tienen facilidad para relacionarse, se sienten motivadas por el trabajo en equipo, orientados a resultados y que son flexibles en sus relaciones sociales.
Entre las habilidades blandas más útiles  que los empleadores deben de tomar en cuenta al contratar, destacan las siguientes:
  • Facilidad de comunicación
  • Ética y honestidad
  • Responsabilidad
  • Empatía
  • Buena organización
  • Trabajo en equipo
  • Pensamiento crítico
  • Sociabilidad
  • Creatividad
  • Alto nivel de compromiso
  • Adaptabilidad
  • Personalidad amigable
  • Capacidad para resolver problemas
  • Optimización del tiempo
  • Actitud positiva
  • Espíritu de servicio
  • Seguridad personal
  • Tolerancia a la presión
  • Asertividad
  • Respeto a las opiniones
En Dirección Humana contamos con diferentes herramientas que pueden ayudar a las empresas a conocer mejor las habilidades blandas de sus candidatos y empleados. Al conocerlos mejor, las empresas pueden potencializar su desarrollo personal y, por ende, el de su empresa.
Nili Chomstein. Directora Dirección Humana.