Entradas

Mystery Worker

Mystery worker

Observación para tu empresa:

Las empresas tienen un lado ¨claro y luminoso¨: su capacidad de producción, la atención a sus clientes, la cobranza y su estado de resultados, pero también tienen su ¨lado oscuro¨: los procesos en el almacén, el área de compras y de ventas y la administración de los gastos. Esos lugares donde socios y dirección no acostumbran involucrarse, definen las estrategias y supervisan los resultados pero si estos no cuadran con las proyecciones realizadas la pregunta es: ¿dónde ocurrieron las anomalías que causaron que no se alcancen los objetivos?

En muchas ocasiones es difícil rastrear las causas de las anomalías, para ello en Dirección Humana ofrecemos un servicio, desde hace 10 años, que consiste en reclutar a  una persona, contratada por la empresa que, además de realizar sus funciones de almacén, ventas, compras, administración, etc. Se dedica a observar si hay fallas en los procesos, malos tratos hacia el personal, falta de orden, falta de control en los gastos, robos, etc.

El Mystery Worker realiza, fuera del trabajo, un reporte con los datos relevantes de las áreas oscuras, en Dirección Humana lo recibimos, analizamos y enviamos a los socios o directores de la empresa. Así, la empresa va ¨cerrando los candados¨ una vez que sabe las causas de las anomalías.

Estar dentro de la empresa por lo menos 8 horas diarias, tener contacto con colegas, conocer los procesos y las fallas que se derivan cotidianamente, es la única manera de que las altas esferas conozcan lo que sucede en la parte baja, hablando en términos de salario.

Normalmente hay colusiones que causan rotación del personal, falta de atención a los procesos y robos. Es común que socios o dirección, ni siquiera desean enterarse de todo esto. Muy poca gente está dispuesta a enfrentarse con la podredumbre. Un Mystery  Worker sí logra penetrar en estas áreas oscuras para sacarlas a la luz.

¿Estarán dispuestos socios o dirección a recibir toda esta información?

Moisés Cohen. Dirección General- Dirección Humana.

Salario Emocional: EL DINERO NO LO ES TODO.

salario-emocional

En un entorno como el actual, donde el talento laboral parece cada vez más escaso; y retenerlo parece algo imposible de lograr, toma fuerza un concepto que espera mejorar estos pronósticos en el Desarrollo Organizacional: Salario Emocional.

Cada vez hay más personas que eligen un lugar para trabajar por factores que van mucho más allá del tema monetario.

El Salario Emocional puede definirse como una forma de invertir en el bienestar de los trabajadores, aumenta su productividad y evita la fuga de talentos. Una retribución no monetaria que permite el desarrollo de los empleados, mejorando la imagen de la empresa y el ambiente laboral. También favorece el crecimiento personal y el sentimiento de compromiso, agradecimiento, pertenencia y fidelidad con la empresa.

Es importante mencionar que el establecimiento de este tipo de compensaciones recae fundamentalmente en el  líder o jefe, así como de su estilo de dirigir la empresa. Debe imprimirle su esencia y debe de involucrase en su implementación.

A las nuevas generaciones de profesionistas ya no les es suficiente la compensación monetaria, necesitan ser premiados con otro tipo de retribución que les ayude a conciliar la vida profesional y familiar, y como empresarios tenemos que entenderlo.

Algunos ejemplos populares de Salario Emocional son:

  • Reconocimiento al trabajo bien hecho: Suena muy obvio, pero pocas empresas lo llevan a cabo.

  • Horario flexible: Lo importante es cumplir con el trabajo, no con el horario de ocho horas de oficina.

  • Trabajo a distancia: Poder trabajar desde casa o un café. Muy importante para las nuevas generaciones y para padres o madres con hijos pequeños.

  • Capacitación continua: Con apoyo monetario incluido por parte de la empresa.

  • Guardería en el lugar de trabajo: Estar cerca de los hijos siempre mejora la calidad de vida.

  • Días libres: Pueden ser por su cumpleaños o de un ser querido, o en la pérdida de algún familiar.

  • Beneficios sociales: Seguros, planes para el retiro, ayuda en la educación de sus hijos, vales de despensa y/o de restaurantes.

  • Espacios de distracción: Pueden ser salas de descanso, de juegos, de televisión o gimnasios. Actividades que ayudan a distraerse del trabajo y fomentan la unión.

  • Formación del desarrollo personal: Clases de idiomas, cursos literarios, cursos de yoga o meditación.

  • Trabajo voluntario: La empresa puede involucrarse en alguna causa social, la compañía puede apoyar a los empleados al darles horas libres para realizar esta labor.

Si se implementan algunas de estas opciones, cualquier empresa, independientemente de su tamaño o  giro, puede convertirse en un gran lugar para trabajar.

Los beneficios son mucho mayores a la inversión, no hay duda.

Nili Chomstein.

Directora General.

Dirección Humana.