Igualdad de género laboral.

EQUIDAD DE GÉNERO

LA IGUALDAD DE GÉNERO EN LAS EMPRESAS: ¿POR QUÉ? ¿PARA QUÉ? Y ¿CÓMO?

La igualdad no significa que las mujeres y los hombres sean exactamente lo mismo, sino que los derechos, las responsabilidades y las oportunidades no dependen del sexo con el que nacieron.

La igualdad de género supone que se tengan en cuenta los intereses, las necesidades y las prioridades de ambos géneros, reconociéndose la diversidad de los diferentes grupos de mujeres y de hombres.

Siguiendo la línea de estas definiciones tendríamos que la igualdad de género en la empresa implica que hombres y mujeres puedan acceder a las mismas condiciones y derechos laborales. Esto supone igualdad en la retribución, en el acceso a la carrera profesional, en la formación, la promoción, etc.

En teoría todo suena muy bien, pero la realidad es que estamos muy lejos de alcanzar la igualdad de género en las empresas mexicanas.

Encaminarse hacia la igualdad de género, además de ser lo correcto, puede traer grandes beneficios a las empresas, entre ellas:

  1. El cumplimiento de las normas. En numerosas leyes generales y laborales se habla de la igualdad de género en el ámbito empresarial y laboral.
  2. La mejora de la imagen de la empresa, que en términos de reputación corporativa se posicionará como una organización actual y que trabaja en pro de la igualdad de oportunidades.
  3. La mejora de la política de recursos humanos tendrá implicaciones positivas: empleados más satisfechos, comprometidos y motivados, menos rotación del personal, etc.

Algunas medidas para fomentar la igualdad de género

  • Incorporar cambios en la cultura y el estilo de liderazgo.
  • Tratar a la igualdad de género como un valor.
  • En el ámbito del reclutamiento y selección, contratar mujeres en áreas donde la presencia femenina sea prácticamente nula o dar preferencia a la contratación de mujeres en igualdad de condiciones.
  • Fomentar la visibilidad de las mujeres motivándolas a que participen, desarrollándose durante la jornada laboral y en horarios flexibles.
  • Realizar planes de promoción profesional que garanticen la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres.
  • Incorporando medidas de flexibilidad para todos los profesionales, hombres y mujeres.
  • Establecer una política de comunicación no sexista, tanto en la comunicación interna como en la externa.
  • Concretar protocolos de prevención y denuncia del acoso sexual por razón de género.
  • Evaluar las medidas del plan de igualdadde manera participativa y sistemática.

En México ha habido grandes avances en cuanto a igualdad de género, sin embargo existen aún muchos rezagos, pues por ejemplo la participación económica de las mujeres en México es del 43 por ciento, se encargan el triple de tiempo que los hombres de las tareas domésticas, la brecha salarial es de hasta el 30% y 27 de cada 100 mujeres que han trabajado han experimentado violencia de tipo sexual o de discriminación por razones de género o por embarazo.

En México, el salario promedio de las mujeres es el 70% de lo que ganan los hombres, es decir, por cada cien pesos que recibe un trabajador varón, una trabajadora obtiene 30 pesos menos. Hay mucho por hacer, y reconocerlo es el primer paso para generar un cambio

Nili Chomstein.

Directora General

Dirección Humana.

0 comentarios

Deja un Comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Contribuye con tu mejor opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *